¿CUÁL ES LA MEJOR IDEA?

En el artículo “Descubriendo Oportunidades”
(
http://www.infocomercial.com.ar/noticias/bnoticias.php?tipo_art=unico&id_articulo=40250&cod_sitio=3
) nos ocupamos de definir un proceso simple y materializable de cómo encontrar oportunidades para que Ud. pueda encauzar ese espíritu emprendedor que tiene.

También planteamos algunos aspectos que no pueden dejarse de lado a fin de evaluar la factibilidad del proyecto.

¿Pero qué hacer cuando se tienen varias buenas ideas y, como todo padre, le resulta casi imposible definir cual es la más linda?

Necesariamente debe uno desprenderse de cuestiones emocionales a fin de hacer un ejercicio racional, luego habrá tiempo para adicionarle la intuición y lo que se siente frente a una idea. Considere que si la selección se lleva a cabo con el sentido inverso el aspecto emocional alterará todo juicio y podrá llevarlo a conclusiones erradas y con ello al fracaso.

A la luz de esto, considere llevar a cabo un análisis preliminar y para ello escriba en una tabla comparativa cada idea y responda las siguientes preguntas:

La idea es nueva, esta disponible, es una opción fácil. Vea –lo más objetivamente posible- a sus ideas y piense si realmente en nueva, si no esta disponible en el mercado y/o si lo que propone (o las ventajas y prestaciones) es una opción es de fácil percepción para su público objeto.

La idea es realmente buena. ¿Pero, puede llevarla a cabo? ¿Dispone de los recursos (propios o de terceros pero accesibles a Ud.)? ¿Cuenta con el conocimiento y/o habilidades necesarias?

¿Cuáles son los problemas a que se debe enfrentar en cada caso? ¿Puede resolverlos?

¿Cuáles con las ventajas con que cuenta?

¿Cuáles son las ventajas para el consumidor?

¿Cuáles son las desventajas; costos y problemas para el uso y/o adquisición para el cliente?

¿Hay alguna cuestión personal que afecte la posibilidad de llevar a cabo la idea?

Lea detenidamente el cuestionario y las respuestas para cada caso. Elegir es decidir por una opción en desmedro de otras; sí, en desmedro de otras ya que otro riesgo que corre es intentar hacer varias y no poder atender a ninguna…recuerde que el que mucho abarca poco aprieta.

Si aún tiene dudas, proceda a efectuar un segundo análisis que consiste en algo más profundo.

A tal fin, nuevamente diseñe una tabla comparativa donde debe valorar cada concepto en una escala del 1 al 10.

Así por cada idea pregúntese y valorice aspectos como:

Concepto Idea X1 Idea X2 Idea X3 Observaciones

A mayor dificultad menor puntaje en:

• Monto de inversión requerido.
• Acceso a la tecnología necesaria.
• Costo de inventarios.
• Financiación en ventas.
• Costos de comercialización.
• Cantidad de Competidores actuales.
• Cantidad de Competidores futuros.
• Tamaño o fortaleza de los Competidores actuales
• Reacción posible de la competencia.
• Idem Competidores futuros.
• Productos/servicios substitutos.
• Requerimiento de tiempo personal.
• Participación de profesionales y técnicos externos.
• Necesidad de promoción y marketing en general.
• Normativa legal.

Y en este listado es a la inversa. Cuanto más positivo o mayor es su capacidad, mayor la puntuación.

• Tamaño del segmento.
• Potencial crecimiento futuro del segmento.
• Accesibilidad al segmento objeto.
• Conocimiento del mercado.
• Conocimiento del rubro.
• Capacidad de obtención de capital.
• Disponibilidad de insumos.
• Conocimiento del mercado proveedor.
• Financiación en las compras.
• Cantidad de proveedores.
• Proceso de distribución.
• Apoyo del grupo familiar o directo.
• Nivel de renta futuro.

La sumatoria le permitirá, de manera simple, determinar la idea que tiene más chance o posibilidad de resultar viable.

Este procedimiento, si bien es extremadamente sencillo y llano, no deja de ser útil a la hora de tener que comparar ideas y potenciales desarrollos de las mismas.

Aún así, no debe considerar a esto como un análisis que pueda “asegurar” el éxito del emprendimiento. El mismo conlleva múltiples factores y variables que no son de fácil resolución, no obstante, no deja de ser este un procedimiento aconsejable a la hora de decidir.

Al margen de todo esto, no deje de bregar por generar nuevas ideas, esa es la fórmula de la vida, la evolución en un cuadro de mejora continua a fin de lograr la mejor adaptación a un contexto de cambio permanente.

Todas las ideas son buenas, sea curioso, sea inquieto, rompa paradigmas.

Siempre existe la posibilidad que uno deba enfrentarse al fracaso, no le tema, pues es parte del proceso y del crecimiento. A eso se lo denomina el riesgo de la innovación y todos los emprendedores conviven con él.

Este procedimiento del que hemos hablado solo intenta morigerar el riesgo para que la posibilidad del perderlo todo sea lo menor posible, no obstante, este no puede desaparecer ya que es la otra cara del éxito. Sin él la recompensa que Ud. busca no podrá ser concretada.